Una transmisión estándar te da un control sobre tu auto que una transmisión automática definitivamente no brinda. Además, es mucho más sencillo darle mantenimiento, pero existen muchas razones por las que tu transmisión puede resultar dañada, las cuales te enumeramos a continuación.

Dejar pisado el clutch

¿Eres un conductor que deja pisado el clutch mientras espera avanzar? Esto es un gran error porque tu transmisión se desgastará más rápido, y esto se verá traducido en mantenimientos mucho más frecuentes.

No cambiar los fluidos

Cambiar el aceite de la transmisión es fundamental, así como lubricar los engranes y demás componentes para asegurar una correcta operación. Si mantienes estos fluidos tus cambios de velocidad se harán sub esfuerzo, evitarás la fricción de las partes móviles y también su calentamiento.

Manejar irresponsablemente

Es importante tener hábitos adecuados al manejar: No apoyes tu brazo sobre la palanca de velocidades. Esta es una práctica común que parece inofensiva, pero la presión que ejerces provoca que las horquillas también se vean presionadas más allá de lo necesario y esto acelera su desgaste.

También asegúrate de pisar el clutch hasta el fondo antes de colocar la velocidad.

Por último, te recordamos que con una transmisión estándar el desempeño de tu vehículo depende enteramente de ti, así que sigue estos consejos.